Seleccionar página

Imagino que si te has animado a poner en práctica la receta del bizcocho de plátanos de mi post anterior, estarás deseando que lo pruebe tu gente. Y que mejor manera que presentarlo de una forma bonita y original, y sin gastar mucho dinero. Para ello necesitas el molde de cartón, (este amarillo con lunares blancos lo compré en la tienda Tiger pero si lo podéis hacer mucho mejor),  plástico transparente para envolver, cuerda y alguna florecilla que aguante lo suficiente hasta su entrega. Yo en mi caso, elegí paniculata, suelen tenerlas en todas las floristerías porque son las que utilizan en casi todos los ramos que preparan. Pero otra opción que va muy bien es la flor siempre viva, esta al secarse solo endurece su textura pero queda igual de bonita.

Como comenté, si la idea es regalar tu bizcocho lo primero que tienes que hacer es introducir la mezcla de los ingredientes en un molde de cartón donde finalmente lo entregarás. Una vez que se enfríe lo puedes envolver. Para que quede más personalizado puedes poner una tarjeta con cuerda de fibra natural y una flor.

También se pueden hacer bizcochitos individuales utilizando tarros de cristal como los de los yogures, es mejor opción que el cartón, así el producto se mantendrá más fresco. Para envolverlo con una tela bonita y la misma cuerda quedará precioso. De esta manera estarás generando menos residuos, además la persona que lo reciba, podrá reutilizar el envase sin problema, dandole continuidad a los materiales. En otro post os contaré la manera de utilizar los tarros para que podáis ver como quedan. No somos consientes de la cantidad de residuos que generamos. Así que ya sabes, a buscar soluciones y a compartirlas que un pequeño gesto es un gran paso para el medio ambiente.