Seleccionar página

Es verdad, son carnavales y hay que poner remedio a mis ganas de crear un tipo. Aún recuerdo el primer carnaval que pasé en Madrid, recién legada de Cádiz. Creo que fue una de las veces en las que más extranjera me sentí en la capital. Con el tiempo he aprendido a no renunciar al sentimiento del carnaval, desaturando colores y acercando la naturaleza a cada detalle. Sí, puede parecer que no es un disfraz, pero ahí está la gracia del juego. ¿Acaso no has deseado alguna vez salir de casa como un personaje nuevo?. Te presento mi versión del carnaval.

¿Qué os parece nuestro shooting como una manera diferente de vivir el carnaval? Si eres una persona a la que le gusta cambiar, esta puede ser una opción a lo que estamos acostumbrados.

Lo único que importa en estas fechas es pasarlo bien y juntarse con amigos. Así que he decidido, hacer algo diferente. Me he animado a salir a comprar unas cuantas flores y un poco de alambre floral. Mi sitio preferido para comprarlas es en el Mercado de Flores, en la plaza de Tirso de Molina, hay varios puestos y tienen mucha variedad. Con el material listo y algo de aperitivo, estamos preparadas para realizar un pequeño taller floral en casa que servirá para ponernos todos guapos y hacer nuestra fiesta de carnaval particular. Seguro que nadie dirá que no a posar delante de la cámara y presumir de disfraz DIY. Seremos los reyes de Instagram por un día. También puedes optar por comprar otros materiales, la idea es hacer algo diferente. Me encanta el esparto, el mimbre o la rafia. Con ellos podemos hacer adornos para el pelo que también nos vendrán bien para nuestro atrezzo carnavalero. Si te gusta crear, te interesará un post que tengo pendiente de como hacer cestas con los materiales que te he mencionado.